El uso de cubrebocas en los restaurantes

Una de las recomendaciones más importantes que han dado las distintas organizaciones enfocadas a la salud ha sido el uso de cubrebocas; el temor que se ha presentado por contagios de COVID-19 ha generado que, en la actualidad, se haga obligatorio el uso de cubrebocas especial. Ya que las personas que trabajan dentro de un restaurante suelen tener un contacto más directo con las personas, por lo que están más expuestos al virus, las empresas han optado por implementar un protocolo de bioseguridad riguroso.

Esto con el objetivo de no sólo proteger a todos aquellos que laboran dentro del restaurante sino también para reabrir sus puertas y seguir obteniendo ingresos para el crecimiento del negocio y para recuperar las pérdidas que provocó el confinamiento. Ahora bien, aunque muchos restaurantes han implementado diferentes métodos para brindar un espacio más seguro para los comensales y para el personal, no se debe dejar de lado el uso de cubrebocas. Especialmente porque últimamente se ha notado que optan mejor por la careta, y aunque es verdad que la careta protege, ésta debe ser usada como objeto extra de protección.

Por lo que todos los restaurantes pueden hacer uso de un sistema de gestión de aprendizaje para no sólo asesorar sino también analizar a los empleados. Aunque puede ser molesto el uso de cubrebocas debido al calor que se guarda en esta zona, es de vital importancia que siempre se use, sin importar si los empleados no presentan síntomas. Recordemos que no todos los contagiados de COVID-19 presentan síntomas, muchos de ellos, aunque son asintomáticos pueden esparcir el virus, por eso, aunque se esté en un lugar “seguro” es necesario seguir con todos los cuidados.

Debido a todas las investigaciones que han surgido recientemente, se ha podido determinar que el virus del coronavirus está en el aire y que puede permanecer activo en este espacio por mucho tiempo. Es por esto que se le pone aún más énfasis en que el personal del restaurante use cubrebocas ya que los comensales al acudir al establecimiento, retiran su cubrebocas para poder comer, esto puede provocar que, si una persona está contagiada, deje las partículas de virus en el aire.

De igual forma, se ha podido determinar que son en los espacios cerrados en donde suele conglomerarse muchas personas en donde más casos de contagio hay. Por lo que, si el restaurante desea abrir sus puertas al público, debe de efectuar un riguroso plan de protección en donde se haga uso de cubrebocas de forma obligatoria tanto para el personal como para el público; se utilicen caretas para proteger el área de los ojos y en general del rostro, el cabello bien agarrado; el uso constante de gel antibacterial y, si se puede, implementar un sistema digital para que se evite el contacto con la persona.

Para los comensales, antes de entrar al restaurante, deben de limpiarse la suela de los zapatos en un tapete especial, se les tomará la temperatura para rectificar que no hay síntomas y usar gel antibacterial. Asimismo, en una mesa no deben de estar muchas personas, por lo que es mejor que eviten llevar a un grupo grande individuos.